Una historia de éxito

Nunca aprenderás español

por un profe de lo más «pedagógico»
alguien triste

Hace unos años recibí la llamada de una madre de un chico legasténico que no lograba aprobar la asignatura de español en el instituto. Era su primer año con español.

Aunque hace años recuerdo perfectamente el día que lo conocí.

El chico estaba con su Schularbeit suspendido en la mano, a punto de echarse a llorar, casi llorando, diciendo que su profesora le había dicho que él «nunca aprendería español».

«Muy pedagógico», pensé yo, y le dije: «Eso ya lo veremos.»

Sí, obviamente tenía problemas con la escritura y tendría que esforzarse más que los demás para escribir correctamente por su legastenia pero lo que le dije fue que en comprensión oral era fabuloso y que «arreglar» el resto era más fácil. Así comenzó nuestra relación, poco a poco fue trayendo más personas de su clase y al final se formó un pequeño grupo de adolescentes que llegaban a la academia al menos dos horas antes de su hora de clase, se sentaban en un aula, hacían sus deberes, jugaban al memory en español en las pizarras digitales, comían algo y regaban las plantas, de paso.

Este año nos hemos despedido de este grupo. Han terminado y han aprobado todos con notas entre 2 y 3. Una de las personas ha hecho incluso la Matura y ha sacado un 2.

Ahora ya sólo nos veremos de vez en cuando, en un picknick, o tal vez en el cine español pero el recuerdo del grupo y el orgullo del resultado queda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *